Entrevista de iKNOW Politics a Gloria Young, presidenta de la Asociación de Parlamentarias y ex Paralamentarias de la República de Panamá

Gestión Pública, Política y Gobernanza ofrece a ustedes una interesante entrevista que la Red Internacional de Información sobre Mujeres y Política (iKNOW Politics), espacio de trabajo en internet diseñado para satisfacer las necesidades de funcionarios(as) electos(as), candidatos y candidatas, dirigentes y miembros de partidos políticos, investigadores(as), alumnos(as) y otros(as) profesionales interesados(as) en promover la participación de la mujer en política, realizara a la Dra. Gloria Young, ex parlamentaria de la República de Panamá.



“No hay valor agregado más grande en política que la formación, la capacitación permanente, sobre todo para las mujeres. Los hombres están más dispuestos a lanzarse a los retos políticos, sin capacitación ni formación. A las mujeres les cuesta muchísimo tomar esa decisión, atreverse; entonces hay que impulsarlas, no basta decirles “atrévete, atrévete”, hay que explicar, hay que dar fundamentos”.

iKNOW Politics: ¿Cómo empezó su trayectoria política, qué le inspiró para iniciarla? ¿Qué obstáculos has encontrado por el hecho de ser mujer?

Gloria Young: Empecé a militar políticamente en México, mientras estudiaba en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). En una década como la de los 70 no había como eludirlo. Y claro, si estudias Ciencias Políticas y Administración Pública, pues militas en la izquierda. Así que mi primera experiencia de vida partidaria fue en grupos vinculados con la Cuarta Internacional en México.

Posteriormente regresé a Panamá donde se gestaba una experiencia política inédita, sumamente interesante, por iniciativa de un grupo de personas alrededor de Rubén Blades, nuestro cantante de salsa social. El grupo recogía en el nombre el concepto de lo que queríamos ser: Papa Egoró (1991), queen lengua aborigen significa madre tierra. Así pusimos lo ecológico en primer lugar.

Al interior de Papa Egoró creamos una secretaría nacional de la mujer, que en la práctica se transformó en otro partido dentro del partido. Tenía un nivel de organización muy grande y mucha vitalidad, porque incluía a las feministas más reconocidas del momento. Yo ingresé porque no creía en la política tradicional. Rubén Blades me dijo “has en este partido lo que tú harías en tu casa”. Esa frase quedó en mi mente y me pregunté ¿qué es lo que haría en mi casa? Todo lo necesario para sacar adelante una lucha igualitaria, así creamos la secretaría nacional de la mujer de madre tierra.

Llegó nuestra primera elección nacional, y por mi mente jamás pasó la idea de participar como candidata. Yo quería trabajar directamente con las mujeres, a nivel nacional, fortalecer la secretaría nacional de la mujer. Pero me encuentro con que las demás mujeres de esa secretaría se pusieron de acuerdo, se reunieron conmigo y me dijeron “queremos que tú seas candidata a legisladora”. Yo les respondí que no creía en esas cosas, que la política formal, electoral, está llena de mentiras; que se necesita mucho dinero para salir elegida. Al final me convencieron con el argumento de que el movimiento de mujeres alguien tenía que participar. Participamos y ganamos en uno de los distritos electorales más importantes y poblados del país (1994).

En Panamá existen tres vías para ser elegida: por mayoría de votos, por medio cociente o por residuo. En esa ocasión fuimos elegidos 69 legisladores, siete ganamos por cociente. Entré al parlamento con una agenda bien definida: la ley de violencia doméstica; la ley de igualdad de oportunidades; la ley sobre el acoso sexual; la ley de eliminación y erradicación de lenguaje sexista de los libros y textos escolares a nivel nacional, así como de la redacción de las agendas de la asamblea legislativa.

Esa agenda era vista como un atrevimiento extremo. A pesar de todo, logramos en 1999 la Ley n°4 de Igualdad de Oportunidades para las Mujeres. Con esta agenda logramos articularnos con algunos sectores del movimiento de mujeres. Contra lo que podría pensarse a partir de otras experiencias, en las que los movimientos van por delante de las parlamentarias, en Panamá fuimos las parlamentarias las que tomamos la iniciativa, incorporando incluso a las que no tenían una perspectiva de género. También los parlamentarios comenzaron a sensibilizarse, al punto que las sesiones comenzaban con un saludo: “muy buenas tardes, legisladoras”. Algún día tendremos que escribir esa experiencia. Fui reelegida para un segundo período, en total he estado diez años en el parlamento (1994-2004).

Recuerdo mucho la entrega del premio Rogelio Sinán -uno de nuestros máximos escritores vanguardistas- a una mujer: Elsie Alvarado de Ricord, una poeta maravillosa que en su momento fue presidenta de la Academia Panameña de la Lengua. El premio, así como otros relacionados con la cultura, fue resultado de nuestro trabajo parlamentario. Creamos en la asamblea una dinámica totalmente distinta. Por primera vez la asamblea en Panamá editaba una revista, Ventanas del Parlamento, impulsada desde la comisión de asuntos de la mujer. En ella se recogía los avances del movimiento de mujeres en el país, el movimiento académico con sus sistematizaciones, ensayos, artículos de fondo, etc.

En la comisión creamos la práctica –lamentablemente abandonada- de consultar cualquier iniciativa con todos los sectores de las mujeres organizadas del país. Esa dinámica era inédita, porque a pesar de que las comisiones de trabajo permanentes de la asamblea tienen por obligación consultar los proyectos de leyes con los sectores interesados, la mayor parte de las discusiones se hacía a puertas cerradas. La comisión de asuntos de la mujer marcó la pauta de lo que había que hacer. Más aún, logramos que la participación llegase a la asamblea misma, y así la voz de las mujeres se hizo sentir a nivel nacional, porque las sesiones de la asamblea se difunden por radio y TV. Sobre todo la radio tuvo impacto. Usted se subía a un taxi y al taxista usted le hablaba de esas mujeres que andan hablando tal cosa y tal otra, porque nos escuchaban por la radio. Usted caminaba por las calles de la ciudad y la paraban para decirle: ¡Oiga legisladora, escuché que llevaron a fulanita y menganita y mire que cosa tan interesante dijeron! Recuerdo muchísimo que por primera vez en la asamblea nacional se debatió acerca del orgasmo, el país entero escuchaba y opinaba, los temas de nuestra agenda de género eran temas de opinión pública nacional.

iKNOW Politics: ¿Podría comentarnos acerca de los obstáculos que ha tenido en su trayectoria política, en particular en relación a tus colegas hombres?

Gloria Young: Sin duda muchos. Comenzando por la vida interna del partido. Estar dentro de un partido es una lucha permanente por hacer escuchar tu voz en un medio donde solo las voces masculinas son las que se escuchan. Hemos tenido varias mujeres presidentas de partidos políticos. La primera fue Bertha Torrijos de Arosemena, presidenta honoraria del Partido Revolucionario Democrático (PRD), fundado por su hermano, el general Omar Torrijos. Ella se lo tomó en serio y comenzó a hacer cambios significativos en el PRD, hasta que la cambiaron a ella. La segunda presidenta, elegida por votos, fue Mireya Moscoso del partido Arnulfista, quien llegó a ser elegida presidenta del país. Yo he sido presidenta del partido Papa Egoró, ganando en la interna al candidato de Rubén Blades. Tuve que transitar por la reconstrucción y ampliación a nivel nacional del partido político, desde la presidencia del mismo, contra viento y marea, sin el apoyo del fundador principal. Me di cuenta de todo lo que conllevaba ser presidenta de un partido dentro del cual se reproduce el sistema patriarcal, a pesar de haber tenido una secretaría de la mujer tan fuerte como la que habíamos tenido. Sin embargo logramos incorporar un representante indígena en la junta directiva, en un país que tiene cinco comarcas indígenas, con territorios y gobiernos propios.

Al final, hubo un movimiento, fomentado por Rubén Blades, para expulsarme del partido y quitarme mi curul. No lograron esto pero sí me expulsaron del partido. A mucha honra.

iKNOW Politics: ¿Podría contarnos un poco de su experiencia en procesos de capacitación y empoderamiento de mujeres? ¿Qué lecciones ha sacado, qué dificultades ha encontrado?

Gloria Young: No hay valor agregado más grande en política que la formación, la capacitación permanente, sobre todo para las mujeres. Los hombres están más dispuestos a lanzarse a los retos políticos, sin capacitación ni formación. A las mujeres les cuesta muchísimo tomar esa decisión, atreverse; entonces hay que impulsarlas, no basta decirles “atrévete, atrévete”, hay que explicar, hay que dar fundamentos. Hay que adquirir herramientas y saber utilizarlas, aunque seamos derrotadas una y otra vez. En la secretaría de asuntos de la mujer de Papa Egoró teníamos una unidad especializada en capacitación, no se imagina todas las cosas que hicimos desde ahí. Luego, con el partido de Mireya Moscoso –más antiguo y más tradicional-, también logramos apoyo para la capacitación de las mujeres y para la conformación de una secretaría nacional de la mujer.

Sin embargo, eso no era suficiente. Hicimos una alianza estratégica entre mujeres de distintos partidos políticos: el Foro de mujeres de partidos políticos. Se ha creado un cierto espíritu de cuerpo entre las mujeres políticas, sin importar ideologías ni origen partidario. Logramos modificar la ley electoral, de manera que del 30% del subsidio electoral que reciben los partidos, un 10% se destine exclusivamente a la capacitación de mujeres.

iKNOW Politics: En Panamá no sólo tienen el Foro, sino también APARLEXPA (Asociación de Parlamentarias y ex Parlamentarias de Panamá), usted ha sido secretaria ejecutiva de ambas en diversos momentos. ¿A qué de se deben estos avances en Panamá? ¿Cómo podríamos hacer para promover iniciativas similares en la región?

Gloria Young: Efectivamente, he sido fundadora de ambos espacios. El Foro tiene a la fecha 16 años de existencia y la Asociación para 6 años. Son espacios de concertación de las mujeres políticas panameñas que han servido mucho para elevar la autoestima personal y política de las mujeres de partidos. El Foro tiene un componente de capacitación muy fuerte, tan fuerte que ha sido reconocido por los organismos internacionales que han financiado proyectos amplios de capacitación para las mujeres candidatas. Hemos llevado la experiencia a otros países de Centroamérica y el Caribe. Hemos ido cinco mujeres de diferentes partidos y esto ha creado mucha motivación en el Salvador, en Honduras, en Guatemala, en República Dominicana.

Por su parte, la Asociación es una experiencia que se inició en El Salvador, bajo la iniciativa de una colega fantástica, con la que me identifico muchísimo, Gloria Salguero. Ella ha sido ministra sin cartera en el gobierno de Elías Antonio Saca (2004-2009), y previamente fue la primera mujer presidenta del parlamento. Sin duda con una carrera parlamentaria muy exitosa. A diferencia del Foro, en la Asociación participan mujeres que han llegado al parlamento y son por tanto buenos ejemplos de lo que significa ganar poder en la política de cada país. La Asociación está para dar capacitación a las mujeres que aspiran a participar en procesos electorales, sean nacionales o locales. Hemos ido sistematizando una metodología, con un componente académico básico y con el manejo de herramientas prácticas. Hemos contribuido a que muchas mujeres superen la timidez, encuentren recursos, se atrevan a enfrentar a los hombres en sus respectivos partidos. Esas mujeres han comenzado a ganar elecciones, y para eso ha sido clave el apoyo de mujeres que ya pasaron por procesos electorales, por el ejercicio parlamentario. Se trata de rescatar sus experiencias para que la devuelvan a las mujeres que recién comienzan, que socialicen el capital político acumulado a las que ahora lo necesitan.

iKNOW Politics: ¿Cómo ha funcionado el trabajo en red en su trayectoria política? ¿Qué beneficios le ha traído?

Gloria Young: Yo creo firmemente en el trabajo en redes, uno de los componentes de nuestras capacitaciones es el tema del dominio de las Tecnologías de la Información y Comunicación (TICs). Las mujeres, aún del interior de la república, tienen que aprender a manejarlas si quieren comunicar sus propuestas.

iKNOW Politics ha sido una herramienta fundamental para las mujeres de APARLEXPA y del Foro, para todas las mujeres que tienen aspiraciones y quieren educarse un poco más. Sobre todo nos han servido muchísimo los espacios de debate virtual. No sé si ustedes están concientes de lo mucho que iKNOW Politics nos sirve a las mujeres políticas. Hay que ampliar la experiencia de las redes a muchas mas mujeres, porque es ínfima la cantidad de mujeres hoy acceden a éstas.

iKNOW Politics: ¿Cuál es su agenda a futuro, dando continuidad al valioso trabajo que ha hecho?

Gloria Young: Pienso promover un relevo en la directiva de APARLEXPA. Esto es muy importante ahora, luego de las elecciones (2009) en las que tuvimos un bajón grande en la asamblea nacional en cuanto a la cantidad de diputadas. La idea es que la presidencia de la Asociación la asuma una de las dos mujeres que lograron la reelección en estas elecciones. La mujer que obtuvo la mayor cantidad de votos en el país va a estar al frente acompañada de diputadas y ex diputadas sumamente valiosas. Yo voy a pasar a ser asesora de esa junta directiva.

Mi principal aspiración en este momento es ser la primera directora nacional del Instituto de la Mujer en Panamá, creado por ley en diciembre del 2008. Este instituto tiene una estructura totalmente distinta a los otros institutos nacionales descentralizados en la medida que la designación de la dirección no la hace el ejecutivo por sí solo, sino que tiene que hacerlo a partir de una terna que resulta de un concurso abierto, amplio, democrático, entre mujeres que deben reunir, de acuerdo a la ley, un determinado perfil. Y el perfil incluye experiencia en temas de desarrollo humano de las mujeres y de equidad de género, calificación profesional demostrada, y si se suma amplia participación en movimientos sociales y políticos del país, mejor. La terna la elige un mecanismo que fue creado en 1994, el Consejo Nacional de la Mujer, un espacio paritario entre organizaciones del gobierno y organizaciones de la sociedad civil, presidido por la ministra o el ministro de desarrollo social en el país. Son siete organizaciones de la sociedad civil las que están postulando candidatas, cinco de ellas me han respaldado, me siento sumamente orgullosa de eso.







1 comentario:

  1. En el hacer esta el futuro, no en el lamento.
    Si la mujer quiere evolucionar, debe asumir el rol protagonico en los espacios públicos.
    Me parece interesante que no solo nos dediquemos a formar hijos, sino tambiçen a formar ciudadanos y seguro que no basta con hacerlo desde el hogar.
    Ysbelia

    ResponderEliminar